23 jul. 2016

Desenmascarando a Disney.- La Cenicienta



¡Hola a todos por aquí! 
Ya sé que no suelo publicar por aquí los fines de semana, pero últimamente mis días son un poquito raros y no me da todo el tiempo que necesito o me gustaría, por lo que, tengo muchas reseñas y entradas atrasadas de publicar, así que he decidido añadir los sábados también al blog, y dejarlos para traeros cada semana, una nueva entrada de esta iniciativa tan interesante y que fue creada por Carol, del blog Inmarcesiblemente Etérea

Tal y como ya habéis podido leer en el título de la entrada, se trata de Desenmascarar a Disney. ¿Qué significa esto? Pues ni nada más ni nada menos que comparar esas historias conocidas durante nuestra infancia de esas princesitas que cantaban y les gustaba tanto la naturaleza que parecía que sus únicos amigos eran los animalitos del bosque, y que siempre soñaban con su príncipe azul. 

Historias llenas de magia, príncipes azules, animalitos que hablan o ayudan a limpiar la casa (yo también quiero uno de esos pero mi perro lo único que hace es ocupar mi cama y dormir todo el día >.<) y que están basadas en alguna que otra historia original. No solo basadas, sino acarameladas con ese toque de magia para hacer soñar a los más peques de la casa que todo es posible cuando la realidad va un poquito más allá. 

¿Qué os parece? ¿Me acompañáis a desenmascarar a Disney? 



A ver, ¿quién no conoce el famoso clásico de Disney de La Cenicienta? Creo que todos, ¿verdad?

La historia de esa niña huérfana de madre, y que, a pesar de ello vive feliz hasta que su padre le trae a casa a su nueva esposa y sus dos malvadas hijas, quienes después de que su padre sufra un desgraciado accidente mortal la convierten en su sirvienta personal, se refugia con sus amigos y ayudantes los animalitos del bosque, que ameniza sus tareas con canciones populares cantadas con su hermosa voz y que sueña con ese príncipe azul que tan solo existe en sus sueños y que algún día vendrá a rescatarla en su caballo blanco, sin saber que un día su hada madrina agitando su varita mágica hará sus sueños realidad y le dará ese final feliz en el que cada princesa cena todos los días perdices.

Por lo que en esta historia tan conocida no me voy a explayar mucho más. Así que vamos a comenzar primero por el que considero que es el más parecido a esta historia contada por Disney, para evitar que la caída de las nubes, sea lo menos dolorosa posible :p



La Cenicienta según Charles Perrault, después de leer esta historia, la considero tan parecida a la que nos contaba Disney que, si le quitamos un par de detalles en los que nos da que pensar algunas cosas, parece casi una versión reducida de Disney.

Aquí ya no nos encontramos con ratoncitos que cuentan cuentos o cantan canciones mientras confeccionan vestidos o ayudan en sus quehaceres a Cenicienta, aunque siguen siendo parte importante en la historia y es que el hada madrina los sigue utilizando para crear el carruaje y demás para ayudar a nuestra protagonista, por lo cual, la magia sigue presente.

Sin embargo, algo que me ha llamado en especial la atención, es que el padre de Cenicienta no sufre ningún accidente mortal para desencadenar los malos tratos de la madrastra y sus hijas respecto a Cenicienta, si no que este sigue vivo y nos da la imagen del típico hombre dominado por su mujer y que, no hace absolutamente nada por cuidar de su primogénita. Parece que, Charles Perrault, sin dejar de lado el toque mágico, aquí nos quiso encaminar un poco hacía el lado correcto de lo que nos esperaría en la vida, aún así, sigo sin entender como un padre puede permitir que maltraten de esa forma a su primera hija y no hacer nada al respecto, tan solo por mantener el lado contrario de la cama caliente.

Os dejo con un par de moralejas que vienen tras esta historia:

En la mujer rico tesoro es la belleza, el placer de admirarla no se acaba jamás; pero la bondad, la gentileza la superan y valen mucho más. Es lo que a Cenicienta el hada concedió a través de enseñanzas y lecciones tanto que al final a ser reina llegó (Según dice este cuento con sus moralizaciones). Bellas, ya lo sabéis: más que andar bien peinadas os vale, en el afán de ganar corazones que como virtudes os concedan las hadas bondad y gentileza, los más preciados dones.

Sin duda es de gran conveniencia nacer con mucha inteligencia, coraje, alcurnia, buen sentido y otros talentos parecidos, que el cielo da con indulgencia; pero con ellos nada ha de sacar en su avance por las rutas del destino quién, para hacerlos destacar, no tenga una madrina o un padrino.



La Cenicienta según Los Hermanos Grimm, aquí la historia comienza con la muerte de la madre, antes de hacerle prometer a su hija que se convertirá en una persona de bien, dejándola con su padre, quien se casa por segunda vez dándole a su hija una madrastra y dos hermanastras a cual de las dos más cruel, ya que son las encargadas de empezar a tratarla cual su sirvienta personal o peor, pues, que yo sepa hasta la sirvienta peor pagada tiene una cama donde descansar en las noches, lo que a Cenicienta tan solo le quedó el sepulcro de la madre y la chimenea para descansar.

-Un bonito vestido -dijo la una.
-Una buena sortija, -añadió la segunda.
-Y tú, Cenicienta, ¿qué quieres? -le dijo.
-Padre, tráeme la primera rama que encuentres en el camino. 

Después de este diálogo podemos darnos cuenta que, respecto al padre, Los hermanos Grimm y Charles Perrault no iban muy desencaminados. El padre sigue vivo y permitiendo que a su primogénita la traten cual criada y hasta adopta el apodo con el que la llaman después de que la madrastra y hermanastras hicieran aparición en su vida, porque digo yo que, durante su infancia y antes del desastre, Cenicienta tendría un nombre ¿no?

En fin, ella sigue con algo común entre las tres historias, y continua en el camino de la sencillez, por lo que en vez de vestidos caros y sortijas de oro se conforma con una simple rama que plantará donde su madre fue enterrada. Es aquí donde cambiamos al hada madrina por un pajarito, el cual después de que Cenicienta con sus lágrimas hiciera crecer la rama en un árbol, se instalaría en este concediéndole a nuestra protagonista aquello que desea.

Lo mejor de esta historia es ver hasta donde está dispuesta a llegar la madrastra con tal de conseguir que alguna de sus hijas termine como reina y es que, ¿que les sobra a las hijas para que le entre el zapato de Cenicienta? ¿Un trozo de talón? ¿Dedos demasiado largos? Pues nada, hija toma el cuchillo de la carne y córtate un trozo, total cuando seas reina irás en carruaje y no tendrás que andar (?) Todo de lo más normal, ¿verdad? Pues, ¡No os perdáis el final y la moraleja de esta historia!


¿Han sido envidiosos contigo? ¿Te han tratado mal cual sirvienta pordiosera?
No te preocupes, planta un árbol, cría un pájaro, hazte amiga de un par de palomas y ellas te vengarán el día de tu boda, dejando a tus enemigos ciegos a picotazos en los ojos. >.< 


Hasta aquí la historia de Cenicienta bajo tres versiones distintas, si os ha gustado la semana que viene continuamos Desenmascarando a Disney con... La Bella Durmiente. 

4 comentarios:

  1. ¡Hola! La verdad es que es muy interesante conocer la cara oscura de Disney y la verdad es que no sabía que fuera así de espeluznante*_* De pequeña me encantaban todas estas cosas. Esta iniciativa vale también para dar a entender que las cosas no son como parecen y estoy pensando en apuntarme ^^
    Un beso guapa;)

    ResponderEliminar
  2. ¡Que pasada de reseña! Bueno reseña o como lo quieras llamar jijijijiji. No has podido contarlo todo de una manera más reducida y sin dar spoilers, en serio... Te admiro. Mi entrada era spoiler tras spoiler y tiro porque me toca.
    Espero que con la historia de La Bella Durmiente no decaigan puesto que esta historia en concreto ha sido una pasada. Ayer Bea y yo estuvimos viendo la versión de carne y hueso de Disney y había ahí un popurrí que para qué. Cogieron a la bruja de Blancanieves e hicieron ahí un conjuro o algo para que saliera una película con todas las versiones habidas y por haber.
    Yo sintiéndolo mucho con la que más disfruté fue con la historia de los hermanos Grimm, en concreto con el final. Eso de fueron felices y comieron perdices ¡NANAI DE LA CHINA CHATAS! Me habéis hecho daño y lo pagáis sí o sí, (que retorcidísima que soy jijijijiji)
    Me apunto a querer animalitos que me ayuden a limpiar porque mi gata lo único que hace es comer, dormir y arañarme.
    Espero la siguiente con muchas ganas guapísima ;)
    Un besazo.

    Etérea

    ResponderEliminar
  3. Hola sobri follonera!! Llevo desde anoche queriendo comentar esta entrada, me paso esta tarde para dejarte un comentario en la entrada de hoy y hasta que no he visto tu comentario en mi entrada no me he acordado de que al final no te había escrito por aquí. Tengo memoria de pez, jajaja. La verdad es que en esta historia me llamó la atención los finales tanto de Perrault como de los Grimm. Pasamos de un final demasiado perfecto a otro con el que me quedé con la boca abierta por lo sangriento que es, por lo que me quedo con Disney, creo que de todas, he sido la única, jejeje.
    La verdad, es que con lo del padre no caí hasta que lo comentó Lit y tenéis toda la razón, vaya padre, que se queda como si nada... A ver que tal La bella durmiente.
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Hola
    Más vale tarde que NUNCA, me he puesto papel en mano y nombres de blogs a devolver comentarios y aquí estoy.

    Que sabio consejo, ya se que pedir en mi próximo regalo "Una ramita" Haber si por fin me llueve un príncipe o por lo menos unos cuantos libros de los que tanto deseo, definitivamente disney maquilla muy bien sus historias.
    Besos
    Ataque Friki

    ResponderEliminar

¡Anímate a comentar!
Me encanta saber la opinión de todos. Siempre leo todos y contesto y los devuelvo^^
No hagas spam y si lo haces con disimulo, al menos tómate la molestia de leer la entrada y dejar un comentario constructivo al respecto junto al enlace de tu blog.
¡Vamos, cuéntame que opinas tú!

¡Gracias por vuestros comentarios!
¡Besos! ^^

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... The Hunger Games Mockingjay Pin